Agentes de la Violencia Dec 2017
policias No movieron un dedo para hacer justicia

 

El chat de los policías municipales madrileños ha venido a ilustrar el rechazo que a muchas personas nos producen esos cuerpos de presunta seguridad. No es gratuito. En una sociedad de paz, quienes decidieran entrar a formar parte de ellos habrían de ser los ciudadanos más pacíficos y comprometidos con el bien común. En una sociedad de violencia sucede lo contrario.

Esta afirmación siempre ha acarreado protestas: que no se puede generalizar y, sobre todo, que si nos vemos en peligro seguro que recurrimos a esos cuerpos. En efecto, yo misma, si me veo en peligro y tengo oportunidad, llamo a la Policía. Pero su asistencia, en el caso de recibirla y de que sea correcta, no ha de considerarse ni extraordinaria ni heroica, sino la obligación inherente a la autoridad que se le ha confiado. Los cuerpos y fuerzas de seguridad son mantenidos con nuestros impuestos y, por tanto, los beneficios (de haberlos) que nos proporcione su desempeño no son sino los propios de un servicio socialmente contratado.

This content is only available to subscribers. Please log in or sign up FREE to use all the features.