Recuérdese: cuando los indefinidos nadie, nada y ninguno van pospuesto al verbo, este debe ir necesariamente precedido del adverbio no (doble negación); pero cuando van antepuesto, ya sea como sujeto u objeto del verbo, no aparece el adverbio no. Tal como se ha tratado en este artículo, el hablante de español tiene una gran libertad a la hora de posicionar los distintos elementos de la oración, y no es raro ver –sobre todo en la lengua escrita– el objeto del verbo situado al principio de la oración para darle mayor énfasis.

-No lo sabe nadie

Nadie lo sabe [Como sujeto]

-No puedes hacer nada al respecto

Nada puedes hacer al respecto [Como objeto directo]

-Esto no tiene nada que ver con lo otro

Nada tiene que ver esto con lo otro [Como objeto directo]

-No se lo dije a ninguno

→A ninguno se lo dije  [Como objeto indirecto]

-Lo hice sin que nadie se enterara

Leer más