Las multas de la vergüenza agosto 2018
multas1 Llegaban incluso a falsear los índices de siniestralidad

 

Hace tiempo que perdimos la fe. Hace mucho que se extendió, entre los conductores, la idea de que tanto semáforo con foto-rojo y tanto radar no respondía a estrategia alguna de seguridad vial sino a la de la pura y dura recaudación. Es obvio que hay municipios que han convertido sus calles y carreteras en un avispero sin otro objeto que el de brear a picotazos el bolsillo de los automovilistas. La inmensa mayoría paga religiosamente las multas con que son aspados como una suerte de impuesto revolucionario por la osadía de circular.

This content is only available to subscribers. Please log in or sign up FREE to use all the features.