de+infinitivo: además de algunas colocaciones típicas (morir de, cansado de, etc.), la preposición de se usa ante el infinitivo para expresar la causa de una reacción física o emocional percibida como algo más o menos espontáneo, especialmente en frases como 'de (solo) pensar/ver/imaginar/etc.' y 'de tanto+infinitivo'. [Véase también de+infinitivo condicional].

-Estoy cansado de oírlo

-Murió de hambre

-Contento de estar aquí [Véase contento de/por]

-Lloraba de felicidad/ la impotencia

-Se meó encima de miedo/ la emoción/ del susto

 

-Se me ponen los pelos de punta/ Se me pone la piel de gallina solo de pensarlo [Al pensarlo –véase al+infinitivo]

-Me dan escalofríos/ arcadas de oír y leer estas barbaridades

-Me da hambre/ pereza/ miedo/ vergüenza (de) solo pensarlo ['De' opcional ya que el infinitivo puede desempeñar la función de sujeto del verbo 'dar' cuando va en singular véase me da(n) ganas]

-Duele solo de pensarlo

-Se le cae la baba solo de verla

-Se me encoge el estómago/ el alma/ el corazón solo de imaginarlo [Al imaginarlo]

-Se nos hace la boca agua de pensarlo/ recordarlo/ verlo/ imaginarlo

-Tiemblo de pensar en lo que podría pasar

 

-Tenía los ojos rojos de (tanto) llorar

→Tenía los ojos rojos de haber llorado 

De haber llorado, tendría los ojos rojos [Condicional]

-De tanto sufrir está envejeciendo rápido

-Una mentira que se convierte en verdad de tanto ser repetida [Al ser repetida tanto]

-Está afónica perdida de tanto hablar de su libro

Leer más-2